Danza oriental

Aparte de ser un ejercicio inmejorable, armoniza el cuerpo y la mente. Se trabaja en tres niveles: el físico, el mental (ejercitando la coordinación) y el emocional (liberando la expresión de las sensaciones a través de la música). Dota de múltiples beneficios como la tonificación de los músculos, mejora el sistema cardiovascular, la memoria, la coordinación y la flexibilidad, favorece la autoestima y libera la tensión acumulada por el estrés.

*Mejora la postura corporal y fortalece los músculos que sujetan la columna, por lo que atenúa los dolores de espalda y ayuda a eliminar contracturas.

*Favorece una correcta motilidad intestinal, por lo que es un remedio muy eficaz contra el estreñimiento.

*Atenúa los dolores menstruales, al relajar los músculos y favorecer su oxigenación.

*Mejora el equilibrio del cuerpo.

Al ser una danza sensual y orgánica, hace que nos sintamos mejor con nuestro cuerpo, y aprendamos a reconocerlo mediante los movimientos suaves y ondulantes. Al centrar los movimientos en la zona de las caderas obtenemos unos beneficios concretos que no encontramos en otras disciplinas.

«Si irradias alegría y buena energía a tu alrededor, ésta será casi siempre la respuesta que recibas de los demás»

www.danzaafrikana.com