Sevillanas

Las sevillanas provienen del folclore andaluz, teniendo sus raíces en las seguidillas manchegas. Adopta diferentes tipos de letras aunque como tal seguidilla que es, la letra de sevillana consta de cuatro versos al que se le añade un estribillo de tres versos .

Existen numerosos tipos de sevillanas diferenciándose por la melodía sobre la que se cantan y el modo de acompañarlas:

Las boleras (tradición de la escuela bolera)

Las corraleras (patios vecinales)

Las bíblicas (referentes al Antiguo Testamento)

Las de feria (festivas)

Las rocieras (dedicadas a la Blanca Paloma, con gaita –flauta- y tamboril).